¿El prototipo más arriesgado de Toyota?

¿El prototipo más arriesgado de Toyota?

Al ver la imagen claramente asaltan miles de dudas en la mente de todos los conductores/lectores. Es obvio que no estamos preparados, ni para este tipo de vehículos por nuestra mentalidad tradicional de conducción, ni siquiera las propias infraestructuras viarias para permitir que estos vehículos circulen de forma eficiente y segura.

Sin embargo en Toyota creen que, al menos, es un buen momento para presentar un nuevo prototipo que mejore esta ya clásica creación. Incluso, según han informado a la prensa, una buena acogida del nuevo modelo en una próxima feria internacional podría motivarles a crear, como mínimo, una excéntrica edición limitada del mismo.

¿Qué es lo que vemos en esta fotografía? Ciertamente, una maravilla tecnológica que, además, desafía todos los prototipos vanguardistas que la firma japonesa se había atrevido a mostrar hasta el momento. Y es que ahora indica que va a superar lo visto en esta imagen.

Los fans de Toyota ya se habrán dado cuenta que este es el Motor Triathlon Race Car que pudimos ver el año 2004 en el Salón de Ginebra de 2004. Lo que han informado es que quieren aprovechar todo lo posible este proyecto para crear algo completamente nuevo. Se trataría de un deportivo ultra ligero, que pesaría apenas 700 Kg gracias a la fibra de carbono. Como otras casas tipo Caterham o Lotus Seven, los ejes los tendría semi-cubiertos e, internamente, podría albergar un motor híbrido 1.5 litros de 100 CV de potencia, con transmisión CVT.

Aquí, por ejemplo, vemos un biplaza y Toyota está pensando en realidad en un 3 plazas, que mantuviera los valores de compacto y ligero intocables y en el que la fibra de carbono que rodease todo el chasis fuera la nota discordante.

Pese a que el prototipo que podemos ver presenta un techo abierto, se estaría trabajando en un habitáculo completamente cerrado por mayor seguridad y comodidad de sus ocupantes, sobre todo cuando se circulase a mayor velocidad. De esta forma, el modelo se asemejaría más a lo que un Volkswagen XL1 es capaz de mostrar que a este estilo de Caterham abierto que tenía el prototipo original.

La versión definitiva de este nuevo proyecto de Toyota vería la luz en 2017, al menos en lo que a supuesta fabricación se refiere. Ciertamente será algo vanguardista y, para ser sinceros, tiene muy pocas posibilidades de que se vea de forma común por las calles. A pesar de todo, asombra tanto en diseño como en tecnología y seguro que sirve para motivar la fabricación de otros deportivos, si no tan radicales, al menos que den notas de aire fresco y original al sector.

Comentarios de la red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *