¿Qué un híbrido no puede ser potente? El Koenigsegg Regera opina lo contrario

¿Qué un híbrido no puede ser potente? El Koenigsegg Regera opina lo contrario

Los motores híbridos se caracterizan por no poder presentar la misma potencia que los de un vehículo normal. La combinación entre motor de gasolina y eléctrico, con el fin de que éste tenga la suficiente autonomía, siempre ha limitado el desarrollo mecánico y tecnológico de ambos.

Sin embargo, el desarrollo de los ingenieros ha posibilitado una evolución asombrosa en este sentido y el modelo Koenigsegg Regera está dispuesto a desmontar este mito convirtiéndose en el híbrido más potente del mundo.

Fue presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra y su valoración rozó los 2 millones de dólares, lo que también lo convierte en uno de los súper deportivos híbridos más costosos del planeta.

Como si fuera casi imposible, el corazón del Koenigsegg Regera esconde un verdadero V8 de 5.0 litros y 1.800 CV de potencia. La combinación de estos dos elementos permite abarcar cifras vertiginosas.

La aceleración de 0 a 100 Km/h es visto y no visto, apenas 2,8 segundos. De hecho tarda sólo 20 segundos en alcanzar su velocidad máxima, que es nada menos de 400 Km/h. Absolutamente brutal.

Adquirir un Koenigsegg Regera no será cosa fácil. Incluso reuniendo el dinero suficiente (por ejemplo si te toca la lotería), la firma sólo tiene pensado fabricar 80 unidades que se pondrán a la venta a partir de 2016.

En lo que respecta al motor eléctrico, el Regera tampoco es precisamente tímido. Dispone no de uno, sino de tres motores eléctricos que se colocan en las ruedas traseras y en el cigüeñal. Una batería de 620 voltios y 9,27 kWh es capaz de accionarlos, rompiendo así de nuevo récords entre otros motores eléctricos y su capacidad de potencia.

Como todo súper deportivo, el Koenigsegg Regera es visualmente impactante, con acabados plateados y ligeros tonos azulados en una estética futurista impecable.

En el interior la tapicería y la conectividad se funden en una simbiosis perfecta, hasta el punto de que permite controlar muchas funciones desde un Smartphone vinculado al sistema. La pantalla de control es táctil y funciona con una conexión a Internet mediante apps, programas de control y todo tipo de funciones relacionadas tanto con el funcionamiento del súper deportivo como con el entretenimiento de los pasajeros.

Por descontado, estamos ante un biplaza y sus componentes son de extraordinario lujo, convirtiéndose así en el híbrido más lujoso, más caro y más potente del mundo. ¿Quién será el siguiente en romper estos récords?

Comentarios de la red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *